lunes

Matanza de Virgin Tech


32 estudiantes fueron asesinados el día de hoy en la Universidad Tecnológica de Virginia. Las autoridades han declarado que aún no pueden revelar los hechos en su totalidad y que faltan hechos por investigar. Lo que se sabe hasta este momento es que el responsable de las 32 muertes sería un individuo de origen asiático de aproximadamente 25 años de edad. Todo comenzó a las 7:15 am, con un incidente en el edificio de residencia de West Ambler Johnston en el que murieron dos personas. Las autoridades de la universidad investigaron el hecho y lo comunicaron a los estudiantes por intermedio de e-mail y llamadas telefónicas. No todos los estudiantes se enteraron de lo ocurrido, era imposible hacerle llegar la información a 26,000 mil universitarios, de los cuales 9,000 eran residentes. Se decidió no cerrar la universidad ya que se pensaba que el incidente ocurrido a tempranas horas del día era un hecho aislado. Los estudiantes ingresaron a la universidad con normalidad y sin pensar que dos horas después del primer asesinato, el hecho se repetiría con mayor intensidad y en mayor cantidad.

9:15 de la mañana, se escuchan tiroteos en el campus de la universidad(Norris Hall) Los estudiantes tratan de escapar y se dan con la sorpresa que las puertas estaban encadenadas -se presume que fue el mismo asesino quien realizó esto. Algunos saltaron de las ventanas resultando gravemente heridos. Otros, al no poder escapar se esconden en los salones. Los menos afortunados fueron asesinados por el agresor. 32 en total, para luego suicidarse él mismo y elevar la cifra a 33 muertos.

Un vídeo grabado por un estudiante palestino desde su celular muestra a los policías con armas en las manos y fuera del edificio donde se produjeron los asesinatos. Se escuchan los sonidos de las balas, tiros seguidos y de diferente intensidad. El último disparo fue el más estruendoso. Lo que me hace pensar que el asesino tenía por lo menos dos tipos diferente de arma. En un principio se pensó que el sonido del tiroteo era consecuencia del enfrentamiento de la policía y el asesino. Luego se supo que cuando la policía ingresó al edificio, el individuo en cuestión se había suicidado. Es decir, los disparos escuchados en el vídeo pertenecieron al asesinato de cada una de las víctimas.

Las autoridades de la universidad han informado que se han encontrado dos armas, al parecer pertenecientes al laboratorio de la universidad. Los dos hechos, el de las 7:15 y el de las 9:15, al parecer guardan relación, pero no se trataría del mismo asesino. Esperemos que las autoridades revelen detalles de esta matanza que conmociona el mundo.

¿Semana Santa?

La Semana Santa pasó entre procesiones, fervor, recogimiento y reflexión. Hasta yo participé en una pequeña procesión, generada no por el seguimiento al anda de Cristo resucitado o alguna imagen, si no por la cantidad de gente que se estorbaba la una a la otra. Empujones, codazos y sobretodo pisotones -supongo que todos sin ninguna intención- se turnaban en cada esquina de Lima cuadrada.

La tradición dicta la visita de las siete iglesias, yo visite cuatro. Y cinco si cuenta quedarse en la puertita de la iglesia de San Francisco mirando las palomitas volar y el mercadillo que se había armado a expensas de la fe. El post que le antecede a este, critíca a las iglesias de la cienciología y al circo de "Pare de Sufrir", en este post a la iglesia católica también le cae palo. Si hubiera llevado la cuenta de los vendedores de palmas, libros sobre los padecimientos de Jesús en Semana Santa, además de los heladeros, fotógrafos y cientos de personajes más, este post se transformaría en una estadística de principio a fin. No sé si los vendedores se merecen un buen jalón de orejas. Después de todo, la necesidad los obliga y la oportunidad de hacer negocio está servida en estas fechas. Pero reitero, quién se merece el jalón de orejas -y de pasadita los empujones, codazos y pisotones- son las autoridades de la iglesia católica y las autoridades municipales.

Mientras que en el Jirón Callao se desalojaba a unos cuantos vendedores que ofrecían "material religioso" -por decirle de alguna forma-, en las puertas de las iglesias se escuchaban gritos de: "lleve su palma a un sol" o "compre su sahumerio, elimine la mala vibra de su casa". ¿Y el serenazgo? Dentro de la iglesia diciéndome que me saque la gorra. Sí, ya sé que es falta de respeto. Pero, no nos desviemos de la verdadera falta de respeto. Comercialización en las puertas de la iglesia. Me pareció que las cosas estaban de cabeza. Serenazgo dentro de la iglesia y el problema en sus puertas. Gente que pasaba frente a los ojos del sacerdote en plena misa. ¿Por qué el agente de serenazgo no hacía algo por allí? Luego vi a un par de personas más con gorra. Grfffff. Ese hombre iba a morir, y no resucitaría el domingo, ni el lunes, ni nunca. Me tranquilicé mirando los santos apostados en las paredes laterales de la iglesia. Estaban colocados en estructuras inmensas, algunas de madera y otras hechas en pan de oro. Pero todas laboriosamente trabajadas.

Todo iba bien, todo había sido olvidado. Hasta que mis ojitos percataron que las clásicas velitas a las que uno acudía cuando quería pedirle algún favor, petición o milagro a un santo, habían sido reemplazadas por un elemento más moderno. Parece que el dinero y la iglesia se llevan muy bien en estos últimos tiempos y que han encontrado modos de beneficiarse mutuamente. Lo que vi fueron unos foquitos -bombillas para los extranjeros- que se prendían luego que introducías una moneda. Al principio dudé si la ranura era para monedas. Pensé que en algún lugar estaba el botón con el que se encendía los foquitos. Así que hice la prueba. Saqué 10 céntimos del bolsillo de mi pantalón y lo introduje sin resultado alguno. A mi izquierda una señora mayor y su hija empujaban con una llave una moneda de un sol que estaba trabada en la "ranura milagrosa". -Ah...pensé. El milagro cuesta un sol.

sábado

Salvese quién pueda

De puro curioso, unas noches atrás busqué información sobre la “religión de moda”. ¿Cuál es? Fácil: la cienciología. Religión adoptada por los famosos de Hollywood, políticos en busca de la paz espiritual y demás gente que no sabe que hacer con sus montañas de dinero. Sus orígenes son tan absurdos como su actual comercialización. Porque básicamente eso es lo que es. Una entidad comercial destinada a vender salvación. Tal y como lo hace “Pare de sufrir” en Latinoamérica, pero claro, más “fashion”. Los métodos entre una y otra varían. La estupidez y la estafa es la misma. Demos una revisada a sus técnicas de reclutaje, salvación y financiación.

“Pare de sufrir”, tiene como público objetivo la gran masa de gente pobre de Sudamérica. Un programa de televisión en cada país y discursos esperanzadores son suficiente para meterse al bolsillo el poco de dinero de esta gente. Además cuentan con muchos, pero muchos locales donde te puedes encontrar con un pedacito de la cruz de Cristo, el aceite del Monte no se qué u otros elementos que ningún creyente debe dejar de tener. Claro, todo tiene su precio. Y no se paga precisamente con buenas acciones o sentidas oraciones.

“The churh of scientology”, presume de ser la iglesia que más adeptos ha congregado en el siglo XX. Dicen que son más de 8 millones, repartidos en más de 100 países y 30 lenguas distintas. También dicen que con ellos puedes alcanzar la salvación y purificación de la manera más rápida posible, gracias a su novedosa metodología. ¿Parece publicidad verdad? Y bueno, lo es. Sus principales adeptos-contribuyentes son figuras del espectáculo, política y poderosos hombres de negocios. Ahí otro punto atrayente-comercial de esta pseudoiglesia. Todos quieren pertenecer al mismo rebaño de Tom Cruise y John Travolta. Pero no solo obtienen ingresos de las exorbitantes donaciones de sus más celebres integrantes. La venta de sus libros, cobros por “auditions”-terapias conducidas por un miembro de la iglesia con la ayuda de un aparato parecido a un detector de mentiras- y “honorarios profesionales” son otras de sus formas de financiamiento. El camino a la salvación se encuentra en las “auditions”, dónde eliminarán todo el lado negativo oculto en su “mente reactiva”. La mente reactiva es el lugar donde supuestamente se alojan nuestros sufrimientos, miedos y demás negatividades. El conocimiento que tengas sobre la iglesia será directamente proporcional a tus aportes económicos o lo duro que trabajes para la organización. Y el último secreto que te revelarán será la historia de Xenu. ¿Xenu? Sí, Xenu. Un alienígena jefe de los 27 planetas de la Confederación Galáctica. La historia aquí.

Cuando investigué que loco había sido el fundador de tan tonta y lucrativa religión, todo pareció encajar perfectamente. Ron Hubbard fue un escritor de ciencia ficción que a mediados de los 50´, presentó un libro que se podría catalogar de autoayuda. Lo tituló “La Diánectica”. Y presento su teoría sobre como aliviar las pesadumbres del alma humana y como convertirse en un ser humano mejor.. Era escritor sí, pero tenía alma de empresario. Se dio cuenta que con el apoyo de los practicantes de sus teorías y la exoneración de impuestos a las iglesias en los Estados Unidos, podría hacer un negocio redondo. A los pocos años fundó su iglesia. Fachada de su entidad comercial. Y así fue como nació la primera religión de plástico en el mundo. Luego el Departamento de Hacienda estadounidense le arrebataría el privilegio de existir sin pagar impuestos. Los cienciologos prometieron arremter con todo y contra todos los que se interpusieran en sus planes de “expansión espiritual”. Mediante extorsiones a los más altos funcionarios del Departamento de Hacienda recuperaron el privilegio perdido. Esto sucedió en 1991.

No tengo conocimiento sobre si tienen iglesias en Sudamérica. En todo caso, aún tienen un nicho de mercado entre los pocos pero muy ricos y famosos de América Latina. Qué ni piensen en los pobres. De lo contrario seremos testigos de una guerra comercial entre las dos iglesias más nuevas y estúpidas del mundo.

jueves

El Espacio entre mis brazos

Sí, es verdad que no puedo olvidarte,
que aún tengo fresco el recuerdo de tu risa y de tu voz
que me visita por las noches con el fin de atormentarme
y al oído susurrarme un te quiero a media voz.
Para mí, tu amor fue un vino; para ti tal vez fue un té,
mientras me decías callada algún día te amaré,
y al final fui un tonto amigo en mi historia y en tu ayer
que lo siento tan mío y tan cerca como a ti.
Porque no estás aquí, acariciando mi barbilla,
ver mis ojos cuando brillan. Extrañarte si que es fácil hoy sin ti.
Porque no estás aquí, para besarte hasta marearte,
para dejar mi alma en Marte, no supiste nunca lo que hice por ti.
Recogí algunos recuerdos por el parque y malecón,
luego visité tu mente, me di cuenta: ya no estoy.
Aún quedan pocos momentos ya regados sin amor,
y yo espiro tus recuerdos y respiro sin razón.
Parece que al dividendo le faltó un divisor más,
pues el cociente fue malo y el residuo fue a parar
hasta el centro de mi pecho y del alma me arrancó
un puñado de sueños y altares a tu dios.
Porque no estás aquí, pero aún siento las cosquillas que en tu sofá me hacías,
nada es fácil desde que no estás aquí.
Porque no estás aquí, pero aún siento un tierno beso que me lleva al mismo cielo,
y sumando estos recuerdos voy por ti…
a sumergirme entre los mares y a buscar esas palabras
que se clavaron tan hondo y hoy no significan más
que piedras en el camino que no supe esquivar,
esas piedras benditas que quisiera volver a amar.
Porque no estás aquí, y el espacio entre mis brazos me ha contado que te extraño
y aún voy pisando las huellas tras de ti.
Porque no estás aquí, y he vuelto a los cigarros,
y es que tanto es que te amo que hubo un tiempo que se me olvido vivir.

martes

lunes

La tentación de los libros

La esquina de la cuadra 4 del Jirón Amazonas me recibe con las puertas abiertas de par en par cual inmenso libro, al que ingreso con una lista en la mano y, seré sincero, con incertidumbre en el rostro. Incertidumbre porque la larga lista que tengo encerrada en un puño sudoroso, no contiene los futuros libros que voy a leer. Sino, por el contrario, los libros que espero vender.

Este lugar se fundó en el año xxxx, luego de que los hoy orgullosos residentes acordarán asociarse en la Cámara Popular de Libreros del Perú. Años antes, algunos eran individuos errantes que ofrecían sus libros por toda Lima cuadrada. Otros se agruparon en la Avenida Grau. Allí ofertaban precios por los suelos, de la misma forma como presentaban sus libros, en el suelo.

Hoy en este nuevo local, que además cuenta con seguridad, son tres los caminos que puedo tomar . Alzo la mirada, achinando los ojos obligado por el sol y leo: Pabellón A, pabellón B, pabellón C. En alguno de ellos estará el librero que diga "a ver, cuáles tienes", y termine así con lo días de tropiezos en mi pasadizo por obra y gracia de mis viejos libros. Instantáneamente mi mirada se desplaza hacia un esqueleto humano que logro captar por el rabillo del ojo. Está colgado del techo del primer puesto del pabellón A. Y no es que se suicidó y se olvidaron de bajarlo. Está en exhibición junto con animales disecados, proyectos científicos escolares y posters del tipo 2x2=4.

El pabellón que escojo es el A, ganó por impacto visual. A izquierda y derecha los puestos están abarrotados de libros, enciclopedias y hasta de folletos que te indican como obtener el abdomen perfecto. Los rostros de los vendedores también son muy diversos. Rostros alegres entregando cultura y recibiendo dinero. Rostros desencajados y cansados de esperar que llegue algún comprador. Un anciano sentado en una silla fuera de su puesto me mira con estricta cara de "no te voy a comprar nada", mientras cierro el puño haciendo añicos la lista. Y pienso: estuve una hora en el ómnibus -nada raro en nuestra ciudad-, fui víctima del habitual dolor de cabeza que me produce venir al centro de Lima -posibles razones: contaminación, tráfico, delincuencia, e innumerables etcétera- y necesito vender esos libros. Y con esa determinación, me acerco:

-Señor, buenos días. Tengo unos libros para vend...
- No, no, no. Yo no compro libros. Allá al fondo compran.
-Ah...bueno, gracias de todas maneras. ¿A cuánto lo vende? - le pregunto levantando "El Túnel" de Sabato.
-Diez soles, original.
-¿Nueve?
-Ocho.

Y sigo caminando, leyendo la contratapa de mi recién adquirido librito. Algunos pasos más, recuerdo que vine a vender y no a comprar. Volteo y miro al vendedor. La sonrisa que se dibuja en su rostro me hace comprender que caí en la tentación de los libros. Sería un buen nombre para el lugar. "La tentación de los libros". Y es que los títulos de los libros te saltan a la cara y no se despegan de tus ojos hasta que preguntes cuánto cuesta.

La mejor temporada del año para los libreros, es marzo y abril. La demanda se incrementa mucho. Si viera los pabellones desde el cielo, podría decir que parecen pistas de carrera por donde corren cientos de hormiguitas. Van de un lado a otro comparándo precios. Los principales demandantes son madres en busca de textos escolares de bajo costo para sus hijos. Y pre-universitarios de clase media baja explorando los cientos de puestos y miles de libros que le servirán para ingresar a la universidad. Seguramente San Marcos o Villareal.

Al final del pabellón A, me encuentro con una de las lozas deportivas construidas durante la gestión edil de Ricardo Belmont. Está enrejada y solo hay un par de niños correteando detrás de una pelota. Se contraponen los libros y el deporte. Los tipos de anteojos y los niños en short y sudados. Este juego lo ganó "Amazonas", como popularmente se le conoce a la Cámara Popular de Libreros del Perú.

A mi izquierda me encuentro con el final del pabellón B. En esta sección los vendedores se dedican a limpiar los tomos de sus enciclopedias. Sus caras son cansadas y aburridas. Cuando la gente pasa, los libreros no preguntan que libro estas buscando. Saben que ese sólo es un lugar de paso y que nadie quiere llevarse a casa los veinte tomos de la "Enciclopedia Temática". Un cartelito de "se compran libros" me pasa la voz. Le doy mi lista al librero y después de revisarla, le pregunto cuánto me da por todo. Todo depende del estado en que estén los libros, me dice. Le doy mi dirección, mi teléfono. Hasta le hago un croquis de como llegar a mi casa. Ya pues, yo te llamo el lunes, me dice.

Trato de salir del lugar con la mirada al frente. Sin mirar ningún libro tentador. Con esfuerzo lo consigo y el esqueleto que vi antes me dice que voy a regresar. Ya ha pasado una semana, mis libros siguen en el pasadizo y el teléfono aún no suena. Esperaré leyendo "El Túnel"

domingo

Ay...Lima


Nuestra queridísima y muchas veces odiadísima ciudad de Lima está cambiando. Al menos eso dice en los paneles de cuanta nueva construcción se hace en Lima. Hace relativamente poco se terminó la Vía Expresa de Grau, y las nuevas obras que se promocionan y que en algunos casos ya se construyen nos hacen soñar con una Lima sin problemas de tráfico y con lugares de esparcimiento sin el temor a que lleguen un par de "carameleros" y te digan: -Varón apoyame. Y si no tienes plata o en todo caso no quieres dársela porque algo te dice que a esos dos tipos el dinero se les hace humo, te dirán: -Sé consiente pe varón, recién he salido de la cárcel hace una semana, nadie me quiere dar trabajo. Apoyame, dos caramelos a un sol.Luego les darás tu sol y extenderás tu mano para recibir los caramelos más caros de Lima. Para finalizar, deberías conseguir un espejo para ver la cara de idiota que tienes al no recibir nada y ver como los dos tipos vestidos a lo Daddy Yankee se fueron sin dejarte ni un mísero gracias.Este es un pequeñísimo ejemplo de lo que es Lima, de día o de noche. El tráfico es un tema aparte. No hay limeño que no haya sido víctima de los embotellamientos y la hora punta. Y como cereza del postre, están nuestros cobradores y choferes de las combis asesinas. Este término de combis asesinas ya está un poquito pasado de moda, parece. Ahora la moda es que los asesinos y ladrones sean los propios choferes y cobradores. Te paras en la esquina más cercana a tu lugar de trabajo -gracias a la desgraciada falta de cultura vehícular de los choferes que hace que se paren en cualquier lugar, aún incluso en medio de la pista, si se trata de recoger un pasajero más cuando ya no cabe ni medio-, tomas el vehículo que supuestamente te llevará a tu casa, subes y recuestas tu cabeza sobre el sucio vidrio que te servirá de almohada la siguiente hora. Cierras los ojitos e inmediatamente los abres recordándo lo que leíste de reojo en un periódico chicha esta mañana: FERCHO SECUESTRA A PASAJERO TECLO Y LO MATA POR MISIO. Primera reacción, revisas tu billetera y das un suspiro mirando los diez soles que te quedan. Segunda reacción: te pellizcas cada dos minutos para no quedarte dormido y ser portada de diario chicha. Así están las cosas en Lima. Ahora le pregunto: ¿Lima está cambiando Señor Castañeda? No nos ilusione y cambie el lema de sus paneles por uno que diga: Estamos construyendo.

Prostitución ¿a favor o en contra?


En la Roma antigua, el sexo era práctica común, continua y nada censurada. Existe un registro del año 1 en el que consta que 32.000 prostitutas ofrecían sus servicios principalmente en los lupanares –prostíbulos. Estos lugares contaban con licencias municipales y eran concurridos tanto por hombres como por mujeres. Acerca de este tema Catón el viejo decía: “es bueno que los jóvenes poseídos por la lujuria vayan a los burdeles en vez de tener que molestar a las esposas de otros hombres” ¿Sería diferente nuestra sociedad actual si la prostitución sería legal en el mundo entero? Países europeos como Italia, Holanda y Alemania han legalizado este oficio, el más antiguo del mundo dicen. En España, uno de los países dónde más oferta sexual existe, se lucha por la legalización de esta actividad. Los principales defensores de esta medida alegan por la dignidad de la trabajadora del sexo y aseguran que de esta manera se dejaría de estigmatizar este oficio. Por otro lado, los conservadores afirman que la no erradicación de la prostitución conllevaría a un deterioro moral de la sociedad, y para esto se apoyan en el modelo sueco. Este modelo en solo cinco años logró reducir drásticamente el número de prostitutas y también la clientela, mediante penalizaciones a quien ofrezca y demande este servicio. Además de estas medidas, el gobierno a implementado programas por los cuales se ofrecen servicios sociales a las prostitutas que dejen esa ocupación.
La experiencia holandesa, italiana y alemana no ha sido positiva, pero tampoco negativa. Sus niveles de prostitución no se han elevado, sin embargo lo que preocupa es la prostitución forzada y abuso de menores.
Este año, Alemania será sede del mundial del fútbol, y se prevé que la oferta sexual se incrementará de manera alarmante. Aproximadamente, 40 mil prostitutas entre adultas y menores ingresarán ilegalmente a este país. Curiosamente, muy cerca al estadio Olímpico de la ciudad de Berlín donde se jugará la final, se encuentra el burdel más grande de la ciudad. Se llama Artemis y está valorado en 8 millones de dólares, posee cuatro plantas y más de 40 habitaciones, además de contar con saunas, piscinas y solarium. Se estima que la concurrencia a este establecimiento fluctúe entre 250 a 350 clientes al día. Las trabajadoras de este local cuentan con seguridad social e iguales beneficios que cualquier trabajador en Alemania.Con todo lo relatado hasta aquí, tal vez la balanza se incline por la erradicación de la prostitución. Pero miremos la otra cara de la moneda, la realidad y las condiciones en las que trabajan las prostitutas. El hecho de practicar este oficio nos la excluye o no debería excluirlas de la sociedad, que por lo contrario debería reintegrarles la dignidad perdida. A pesar del modelo sueco, la prostitución nunca será erradicada de nuestra sociedad. El sexo es una necesidad fisiológica y por tanto inherente al ser humano. Tal vez el coronel Pantaleón Pantoja o Catón nos puedan ayudar en esta disyuntiva